Crítica de “Cars 3”, de Brian Fee.

Allá por el año 2006, Pixar sorprendió al mundo con una nueva película, Cars. Fue todo un éxito en taquilla. Y más adelante, en 2011, Pixar sacó una secuela: Cars 2. Esta, a pesar de bajar el listón respecto a la primera entrega, fue un éxito en taquilla. Pero más que en taquilla, donde triunfó el producto fue en la venta de juguetes, de merchandising. Este año, con el producto ya un poco agotado, Pixar nos ofrece una tercera parte, “Cars 3”. Esta nueva entrega, no solo es la más sólida de toda la franquicia, sino también la más madura, algo que sin duda se venía pidiendo y que sin duda se agradece. Si quieres saber lo que nos ha parecido en profundidad, no dudes en seguir leyendo.

Sorprendido por una nueva generación de corredores ultrarrápidos, el legendario Rayo McQueen queda relegado repentinamente del deporte que tanto ama. Para retomar su carrera, va a necesitar la ayuda de una joven mecánica de carreras, Cruz Ramírez, que tiene su propio plan para ganar, además de la inspiración del fallecido Fabuloso Hudson Hornet y un par de giros inesperados. ¡Y para probar que el nº95 no está ni mucho menos acabado, el campeón tendrá que poner a prueba su valía en el gran circuito de la Copa Piston!

Tengo que reconocerlo. Yo no he sido mucho de la franquicia de Cars. Más que nada por dos razones. La primera de ellas es porque se trata de una serie de películas que están, en gran medida enfocadas a un público infantil y no demasiado a un público más adulto; y la segunda de ellas, es debido a que esta franquicia ha sido vista en numerosas ocasiones como un vehículo de venta de merchandising oficial de la película. Dejando esto aparte, la primera entrega fue original y divertida, pero su secuela, bajó muchísimo el listón, lo que hizo que muchos de nosotros perdiéramos el interés. Pero con esta entrega todo cambia. Como bien he dicho anteriormente, no solo nos encontramos con una tercera parte muy pero que muy trabajada. Nos encontramos ante una trama bastante similar a la de la primera entrega. Sí, en efectiva se trata de una historia que ya nos han contado, pero de igual manera que ocurre esto, esta nueva entrega se siente fresca y en parte, nueva. Es más profunda, más madura y va directa al corazón. Y no solo al corazón de los niños como en las dos anteriores entregas. Esta, apela hasta el corazón del más adulto de la sala. Y eso es sin duda una cosa que se agradece. Y esto se debe a varias razones. La película se centra en la madurez de Rayo McQueen, en la edad, en lo que es bueno y lo que es malo en su madurez, en lo que uno debe de hacer llegado a una edad. Pero junto a todo esto, se ha decidido dejar al personaje protagonista en un segundo plano e introducir a una de las joyitas de la película: el personaje de Cruz Ramírez.

Y es que si hay algo que destaque por encima de todo en “Cars 3”, esa es Cruz Ramírez, el nuevo coche femenino. Este personaje, no solo consigue robar el protagonismo a Rayo McQueen, sino que logra conquistar al espectador con cada uno de sus movimientos. Un personaje que comienza siendo la entrenadora de diversos coches, entre ellos el de Rayo, y que acabará convirtiéndose en uno de los mejores personajes de toda la franquicia. Y esto se debe básicamente a dos aspectos: el pasado que esconde y los sueños que persigue y busca. Algo sencillamente típico de la casa, pero remarcable. Jackson Storm, la otra incorporación, es por así decirlo el villano del film, pero desgraciadamente, no destaca demasiado debido a su tiempo en pantalla. Respecto a los demás personajes, los secundarios, a estas alturas de historia conocemos perfectamente como son cada uno de ellos. Nada nuevo que añadir.

A modo más técnico quiero destacar tanto la calidad de la animación, así como el diseño de producción y la banda sonora. Una vez más, Pixar nos deleita con una calidad respecto a lo que animación se refiere más que sobresaliente. Desde los movimientos de los personajes, hasta partículas, modelado o texturas. Respecto al diseño de producción tengo que reconocer que me ha sorprendido y para bien, a pesar de ser una película de este estilo. Todo está sumamente cuidado al milímetro. Hasta existe un guiño a la próxima película del estudio: Coco. Eso sí, hay que estar atentos para darse cuenta ¿Os acordáis que antes os he dicho que es la película más madura de la franquicia? Pues bien, el uso del color, la paleta cromática, colabora a esto mismo. En muchas ocasiones son tonos más apagados, más oscuros, más maduros. La banda sonora vuelve a ser sublime, digna de admirar. No solo las partituras de Randy Newman ayudan a potenciar ese tono que tiene el film, también el propio soundtrack consigue ayudar a transmitir todo lo que proporciona la imagen. Sencillamente magnifico.

A modo de conclusión, “Cars 3no solo resulta ser la mejor de toda la franquicia. Es la más madura. Y eso es algo que se agradece. No por ello deja de estar enfocada al público infantil ni mucho menos, pero será más disfrutable para el público adulto. En su conjunto, es un producto ideal para toda la familia cargado de momentos sensacionales, una buena historia y personajes magníficos. La película ideal del verano para toda la familia.

NOTA: 4/5